jueves, 14 de junio de 2012

LA CRUDA NATURALEZA

Nuestra familia de Carbonero Común de la caja nido con cámara ha sufrido un duro varapalo que demuestra la fragilidad de la vida natural.
Una hembra de Picapinos ha depredado la nidada, no ha quedado ni un solo pollo, a parte de eso a desecho el nido, lo que nos hacia intuir un interés hacia la caja para su propia nidada, de momento la caja ha quedado practicamente vacía. Esta practica es habitual entre los carpinteros que de esta manera consigue un aporte de proteínas extra en la época de reproducción.


Así ha quedado el nido que con tanta dedicación había construido la hembra de Carbonero, apenas unas cuantas hierbas y musgo


Aquí se aprecia el agujero de entrada que el picapinos ha ampliado para poder acceder al interior, ahora repararemos la caja reduciendo el agujero con una chapa de metal o algún material resistente para intentar que vuelvan a anidar los carboneros o herrerillos sin el riesgo de otra depredación.

3 comentarios:

Amador dijo...

Que penita, pero que se le va a hacer.

Juan Villar Sordo dijo...

Asi es la naturaleza...
Al parecer es normal que los picapinos se dediquen a estos crudos menesteres.
Un consejo, el carpintero ya conoce la caja, por lo que más tarde o temprano volverá allá; así que con cerrar la entrada con una chapa me temo que no conseguiréis nada, pues el páxaro volverá y la picará por otro lado.
Yo os aconsejo ponerle tela metálica (de tipo conejera) por fuera, es efectivo y barato.
un saludoooo!!

Fran Nieto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.